lunes, 5 de diciembre de 2016

LA ÚLTIMA HABITACIÓN


SINOPSIS DE LA NOVELA:
Todo edificio guarda secretos. El célebre y enigmático edificio Secret Garden, situado a las afueras de Madrid, no es una excepción. Su fachada de piedra natural y color negro azabache, esconde, tras sus paredes, la versión más siniestra e inquietante de la naturaleza humana.
Este libro recoge las llamadas telefónicas registradas en el interior del edificio "Secret Garden" y en zonas colindantes, durante la noche del viernes 27 de Noviembre de 2015.
Un edificio donde el mal se desata de la manera más atroz, depravada e imprevisible.
Secretos que convierten el día a día en una infame rutina.
Secretos sin escrúpulos que siembran de pánico tu existencia.
Secretos que esconden el verdadero infierno de la vida, y que perduran ocultos sin ningún tipo de castigo...
...hasta esta noche.
Esta noche, alguien va a descubrir esos secretos.
Un thriller de suspense y terror psicológico con un desenlace sobrecogedor e imprevisible.
(No le cuentes a nadie el final...).


Primera novela del autor Carlos Navas Martínez-Márquez, que nos adentra en el terror psicológico a través de esta novela, escrita de una manera curiosa: son conversaciones telefónicas, que te van atrapando en la trama, el suspense... y el terror.

Una manera bastante inusual en cuanto a narración, pero que el escritor va manejando la trama con una maestría en cuanto al manejo de la situación a través de tan solo diálogos, lo que creemos que se torna difícil, para ir creando ese misterio que nos va atrapando a medida que se van desvelando los misterios que encierra el edificio.

Hay un trabajo minucioso de investigación por parte del autor, para que no quede ningún cabo suelto, y desarrollar la trama a través de las voces de los distintos personajes atrapados en aquel enigmático edificio, además de proporcionarnos, fotos, imágenes, que complementan la trama para ir desgranando la historia tan sorprendente que nos ha dejado el autor.

No se pierdan esta original novela de Carlos Navas, porque no le dejará indiferente.






FICHA TÉCNICA:
TÍTULO: LA ÚLTIMA HABITACIÓN
AUTOR: CARLOS NAVAS MARTÍNEZ-MÁRQUEZ
Nº PÁGINAS: 220
FORMATO: TAPA BLANDA
EDITORIAL: CREATESPACE (AMAZON).
IDIOMA: ESPAÑOL
ISBN-13: 978-1537270661 
DIMENSIONES: 14 x 1.4 x 21.6 CM. ; 345 G.
PRECIO (AMAZON): 13,90 EUROS


domingo, 27 de noviembre de 2016

El Morrión y la Espada


El pasado viernes 25, estuve representando a la Editorial C & M, en la presentación de la segunda novela del escritor jerezano, Rafael La Casa Cáliz.
La nueva novela, "El MORRIÓN Y LA ESPADA", nos introduce en los ataques ingleses a la villa de Cádiz, y que nos lleva a navegar junto al protagonista, en la famosa Armada Invencible.
Novela de aventuras, la cual conjuga fantasía e historia, y donde reflexiona sobre la vida, el amor y la muerte.

Empezó el acto, María Jesús, la delegada de Educación, que nos hizo una semblanza del autor, ahondando en la figura del escritor y profesor de Bellas Artes.



La presentación la dediqué al difícil y maravilloso mundo del oficio de escribir. Un oficio, del cual, muy pocos pueden alcanzar ese olimpo de estar entre los mejores, pero esa lucha por sacar una obra, conlleva un esfuerzo de dedicación, paciencia, esfuerzo y muchos ánimos, para continuar luchando por desgranar palabras y ofreciéndonos obras tan adictivas como las que no presenta Rafael La Casa.

No es su primera novela. Anteriormente nos regaló con otra obra: "La Fragancia de la Camelia", que se desarrollaba en los tiempos de la posguerra, y la lucha de aquellas mujeres incomprendidas, que no solo luchaban con el tiempo que les había tocado vivir, sino con toda la sociedad en general.

Y ahora el autor, nos embarca en el siglo XVI, lo que nos demuestra, que el escritor se atreve a escribir de cualquier época, cosa que no es fácil.



Cuando le tocó el turno de palabra a Rafael La Casa, nos informó que esta novela la llevaba en su cabeza hacía 30 años, y nos lo explicó:
 La empezó a escribir cuando era más joven, pero el tiempo, hizo que las primeras 55 páginas, quedaran archivadas en un cajón. 
Con el tiempo, recuperó aquellos folios escritos a mano, y los transcribió al ordenador, pero perdió los archivos, según el escritor, aunque gracias a un amigo, los pudo recuperar.

Finalmente, reescribió la historia por completo, pero siempre con la esencia de aquellos primeros folios, que le han servido para que, hoy, podamos descubrir esta novela que no va a dejar indiferente a nadie.

Con una narración en tres tiempos: el primer ataque de los ingleses a la ciudad de Cádiz en 1587, el desastre de la famosa Armada Invencible, y por último, el segundo ataque a Cádiz en 1596, y entremedio, un intento de asesinato a la reina de Inglaterra.



Según nos desvelaba el escritor a lo largo de su disertación, le debía un homenaje a la ciudad de Cádiz, que tantos recuerdos le ha traído en los últimos años, y ha querido hacerlo con esta obra de tintes históricos, recordando aquellos ataque feroces que sufrió y que quedan plasmados en esta obra, para que podamos disfrutar a partir de ahora.



También nos comentó que en parte, él se ve reflejado en su propia obra, en los actos del personaje, que entremezcla la aventura, el amor, la muerte y... la poesía.

Rafael La Casa nos sorprende una vez más, y demuestra también sus dotes como poeta. Les recomiendo que lean los versos que aparecen en su obra y se detengan en ellos.

Si quieren comprar el libro pueden adquirirlo en distintas librerías, o en la página del autor.

EL MORRIÓN Y LA ESPADA
Editorial Punto Rojo Libros.
Página web del escritor

jueves, 24 de noviembre de 2016

Si no / Sino



Frecuentemente nos encontramos con la duda de cómo diferenciar las formas «sino» y «si no». 
¿Las escribimos en una sola palabra o en dos? La primera, «sino», es conjunción adversativa, y en la segunda, «si no», nos encontramos con la conjunción condicional «si», seguida del adverbio de negación «no».

 Ante una frase como: «No voy al instituto, sino a la universidad» es fácil que surja la duda de cómo escribir este «sino». Si por otro lado nos topamos con: «Si no vienes, me iré sola», la duda volverá a surgir a la hora de escribir ese «si no».

 Pues bien, para esto hay un truco sencillo que no falla y que nos permitirá no equivocarnos ni entrar en disquisiciones gramaticales y reaccionar a la primera. Siempre que se pueda introducir un elemento entre la conjunción «si» y el adverbio «no», estos se escribirán separadamente. De esta forma veremos que en el primer ejemplo es imposible incluir nada, pues la oración quedaría sin sentido, pero en el segundo caso no hay ningún inconveniente para introducir el pronombre «tú» y que el significado de la frase quede igual: «Si tú no vienes, me iré sola». 

El elemento que se intercala puede ser un pronombre, un verbo o, incluso, una oración subordinada.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Las faltas de ortografía más frecuentes

Muchos de nosotros hemos cometido faltas ortográficas al momento de realizar alguna redacción, o simplemente enviando un pequeño mensaje de texto a través de nuestro teléfono móvil. Algunas son faltas ortográficas con todas las letras, otras se tratan de errores puntuales, en otras ocasiones son un simple despiste por la prisa, otras producto de los correctores o del teclado.
Sea como sea, las faltas ortográficas están ahí, por todas partes, y muchas personas de tanto repetirlas las han interiorizado y las han dado por correctas.
En esta entrada, veremos cuáles son las faltas ortográficas más frecuentes en el idioma español, y veremos su correcto uso de manera que no caigamos en estos errores ortográficos, y que nuestras redacciones sean pequeñas o grandes estén completamente limpias de estas faltas ortográficas que pueden ser molestas y causar una mala impresión en la persona que está recibiendo nuestros textos.
  1. Faltas ortográficas / A o HA.
Se trata de una confusión gramatical bastante frecuente. El uso de la “A” sin H, y el uso de “HA” con la H. Veamos un pequeño ejemplo para diferenciarlas y ver su correcto uso en una oración:
“Gabriela ha venido a decirme que…”.
“Voy a explicarle matemáticas”.
Como se puede notar, la “A” sin H, se trata de una preposición, mientras que la “HA” con H viene del verbo haber.
  1. Faltas ortográficas / Echar o hecho.
Existe mucha confusión con el uso de la H al momento de plantear una oración con estas palabras. Sin embargo, la diferencia es bastante sencilla y se puede notar en algunas oraciones. Primero hay que recalcar que “echar” sin H es precisamente del verbo echar. Por el contrario la palabra “hecho” con H, corresponde al participio del verbo hacer. Veamos algunos ejemplos en ambos casos para diferenciar:
Echar: echar de menos, echar un ojo, echar por tierra.
Hecho: he hecho pizzas, es un hecho que…
  1. Faltas ortográficas / Haya o halla.
Por último, nos encontramos con este otro error ortográfico común al momento de escribir en el idioma español. Aunque suene igual se trata de conjugaciones verbales totalmente distintas: haber y hallar.
Haya: suele ser utilizado en formas verbales de manera compuesta. Un ejemplo podría ser: “No creo que haya visto nada igual”.
Halla: el “halla” es completamente diferente ya que viene del verbo hallar que, ante la duda, se puede intercambiar por encontrar. Un ejemplo de esto puede ser: “puedes hallar muchas cosas”.
Como podemos notar, hay algunas diferencias en los términos que utilizamos frecuentemente en nuestro idioma. Aunque al oído suenen de la misma manera, es decir, no existe ninguna diferencia, al momento de escribirlo dependiendo del contexto se escribe de una manera o de otra. La idea es que usemos los términos de forma correcta y presentemos impecablemente nuestros mensajes escritos.
editorialcmsevilla@gmail.com

martes, 1 de noviembre de 2016

IT (ESO)





Una novela para disfrutar en el día de todos los santos.

It (Eso), probablemente sea la novela más conocida de Stephen King. Hay muy pocos que no hayan oído hablar de ella ni que no hayan sentido escalofríos al ver un payaso con la cara pintada de blanco y un traje de colores con los botones naranjas (aquí todos flotamos), que te ofrece sonriente un globo (Y tú también flotarás…). Es un gran logro que solo podía haber conseguido el maestro del terror, convertir una figura que tradicionalmente se asocia a la risa y la felicidad (el payaso) en el más puro pánico.
 Que levante la mano quien no haya sentido al menos aprensión hacia los payasos tras leer este libro.
La novela está narrada en la ciudad norteamericana de Derry en dos épocas históricas que el autor cuenta simultáneamente y con los mismos personajes: Los niños en 1958 y los adultos en 1985. Bajo la ciudad de Derry reside un monstruo despiadado que asola a la comunidad desde sus orígenes. Eso, despierta cada 27 años y se alimenta principalmente de niños. Es capaz de leer las mentes y así descubre los miedos de cada una de sus víctimas, atrayéndolas y aterrándolas hasta la muerte. Por ello, se transformará siempre en lo que más miedo da a cada una, aunque su disfraz más común es el de un payaso.

Eso ha sido impune durante casi tres siglos hasta que un grupo de muchachos, que se llaman así mismos los perdedores, deciden enfrentarse a esta criatura: Bill, Ben, Beverly, Richie, Eddie, Mike y Stan se las verán dos veces con este monstruo. El primer encuentro será en 1958 cuando son niños, en principio indefensos y asustados, pero con un gran poder derivado de su imaginación y su fuerte amistad. Tras este primer enfrentamiento, el monstruo sale herido pero no vencido y los chicos hacen un pacto: si Eso regresa a Derry, ellos también lo harán y lucharán con él por segunda vez.
Eso regresa 27 años después y nuestros siete protagonistas ya adultos y sin apenas recuerdos de su infancia regresan de nuevo a Derry y vuelven a encarar el horror.
It es un libro genial, un novelón, una incursión en el género de terror que a la vez presenta la descripción más exacta que yo he visto de lo que es la niñez y lo que uno siente cuando es niño. 1.500 páginas de puro horror, sensaciones nuevas, imaginación y coraje. ¿Que a la novela le sobran páginas? Indudablemente. ¿Qué esta deficiencia pasa a un segundo plano en favor de la grandeza de la obra? Por supuesto.
La novela narra perfectamente esa época tan difícil para todos y que es la niñez que roza la preadolescencia. En primer lugar se retrata de forma fidedigna la amistad en la infancia. Esos amigos del alma que han llorado juntos, compartido confidencias, pescado, bañado y revolcado en el barro. Ese momento en el que para hacer un pacto te cortas la mano y juntas tu sangre con la del compañero. En la que tu vida gira en torno a las personas de tu edad, que te comprenden perfectamente y te cuentan un chiste si te ven llorar por haberte caído y hecho sangre. Esa amistad está perfectamente descrita en este libro y va más allá, porque nuestros siete chicos presentan una unión muy superior al tener que enfrentarse a un ser que requerirá de todo su coraje.
Un libro, sin duda, muy recomendable para leer en estos días que celebramos la fiesta de Halloween en todo el mundo.

lunes, 17 de octubre de 2016

Corrección ortográfica

Tengo más que comprobado que cualquiera que escriba puede cometer errores. Y ya no solo hablo de errores ortográficos, que son casi los más fáciles de detectar, pues con la herramienta «Ortografía» del Word podemos paliar la mayoría de los que hayamos podido perpetrar. Los errores que más se cometen y que son más costosos de encontrar (sobre todo para un ojo desentrenado), suelen ser los gramaticales, semánticos y léxicos. Estos son los que un corrector profesional debe localizar.
Son muchos los errores que encontramos en novelas, también en la televisión (los rótulos de los programas son un cuadro), en la publicidad, en cartelería, en folletos, en trabajos universitarios, y podría seguir así durante mucho tiempo...
 Allá donde halla texto, puede haber un error. Y todos lo podemos cometer, hasta los correctores se nos puede escapar alguna cosa, somos humanos. El problema no radica en que se nos pueda escapar alguna errata, sino que la misma deja una estela de mala imagen, de dejadez y de descuido.
Con una rápida búsqueda en Google, encontramos cientos de ejemplos. Tú mismo lees este tipo de carteles por la calle y seguro que piensas: «vaya». Y también estoy seguro de que te fías menos de un establecimiento que tiene carteles de este tipo, de los que no.



La confianza es una de las razones por las que hay que acudir a un corrector. Una empresa privada, un autor, una editorial, un evento o cualquier organismo u organización que quiera, además de captar a un cliente, tiene que crear confianza, y debe acudir a un corrector para que su texto tenga la mejor calidad e imagen de cara al público.
editorialcmsevilla@gmail.com

lunes, 26 de septiembre de 2016

¿Va junto o separado?

  • "Sobre todo". El sobretodo es una prenda de vestir, por eso no lo marcan como erróneo los correctores cuando se pone junto y no nos referimos a ese significado. Lo correcto es:
"Me levanto con mucho sueño, sobre todo los lunes"
"No sabía que el sobretodo es una prenda de vestir"
  •  "Aparte". Para evitar confusiones, y porque la intención de este blog proporcionar soluciones sencillas, bastaría con preguntarnos si tiene que ver con "apartar" o "apartado", y no con una porción de un todo (una parte). En general, se escribirá junto cuando se pueda sustituir por "además" o por "a un lado":
"Aparte (además) de ti, no conozco a otro taxista"
"Si no te gustan los guisantes, déjalos aparte (a un lado)"
Del mismo modo, si se puede incluir "una" entre "a" y "parte", se escribirá separado:
"La medida decepcionó a (una) parte de sus votantes"
"(una) parte de la ortografía se le pueden aplicar reglas sencillas de recordar"
  •  "Entretanto". Cuando se usa como adverbio de tiempo (su uso más frecuente), se puede utilizar tanto junto como separado (aunque, personalmente, prefiero junto). Se puede sustituir por "mientras tanto"
"Ella lo esperaba, entretanto, él seguía intentando arrancar el coche"
"Ella lo esperaba, entre tanto, él seguía intentando arrancar el coche" 
En el caso de nombre masculino, como periodo de tiempo que transcurre entre dos hechos (uso muy poco frecuente), va junto:
"Estuvo esperándola, y en el entretanto, pudo mandar el mensaje"
Por último, existe la posibilidad de que "entre" y "tanto" sean palabras independientes. Se trata de cuando "tanto" se refiere a una magnitud, intensidad, comparación, etc. En ese caso, además de que admite género femenino y plural, se puede sustituir por "esa cantidad de" o similar:
"Entre tanto/s (esa cantidad de) participante/s (tanta gente), Juan pasaba desapercibido" 
  • "En medio". Directamente, la palabra junta no existe, debiendo escribirse separado:
 "Siempre elegía el de en medio"
  • "Entremedias". A diferencia de la anterior, puede usarse junto o separado (mejor junto, ya que existe como tal):
"Mejor colocar el cenicero entremedias de los dos asientos" 
"Mejor colocar el cenicero entre medias de los dos asientos" 
  • "Tal vez". Salvo en excepciones, en regiones de América, no está admitido junto. Ante la duda, pues, mejor separado: 
"Tal vez, deberías de replantearte la decisión"
  • "Sinrazón". Irá junto cuando actúe como sustantivo y, como tal, se podrá sustiruir por otro sustantivo:
"No podía permitir tanta sinrazón (locura, irracionalidad, etc.)"
Si va separado, se puede poner "una" entre "sin" y "razón": 
"Se puso a gritar sin (una) razón aparente" 
  • "Sinsabores", "Sinnúmero". Es el mismo caso que la palabra anterior: 
 "Estaba curtido por los sinsabores (escollos, problemas, decepciones) que había tenido en su vida profesional"
"Eran unos platos sin (unos) sabores definidos" 
"Tuvo que afrontar un sinnúmero (montón, una barbaridad) de problemas"
"La dirección del destinatario venía sin (el) número
  • "A bordo". Se escribe junto solo la primera persona del presente del verbo abordar: "yo abordo". Subirse a un buque es subir "a bordo" 
"El capitán fue el primero que subió a bordo"
"En cuanto venga el presidente lo abordo y le hago las preguntas" 
  • "Asimismo". El adverbio "asimismo" (se puede sustituir por "también") puede escribirse indistintamente junco o separado ("así mismo"), pero no hay que confundirlo con la expresión "a sí mismo" ("a él o ella") 
"Asimismo / así mismo (también), se puede confiar en la otra ruta"
"No se daba cuenta de que se estaba haciendo daño a sí mismo (a él) "

  •  "Dar abasto". Significa no dar de sí lo suficiente, no poder con todo lo que tenemos que hacer. Se escribe junto "abasto" aunque separado, "a basto", no dará error en los correctores, puesto que ambas palabras existen y son correctas, aunque juntas no tengan ese significado.

"Desde que me encargaron de otro almacén más, no doy abasto con la contabilidad".

Extraído del blog Cómo escribir correctamente.